Inicio

Cuba: Crisis de los Valores Morales

1 Comentario

 

 

@ElsaMorejon

El régimen de Cuba culpa erróneamente al pueblo por su fracaso en resolver la compleja situación social que se vive en el país cuando alega que la sociedad atraviesa por una crisis de pérdida de valores éticos y morales.

La difícil situación social en la isla data de años luces, no es una novedad como se pretende a dar a conocer en los medios masivos de difusión gubernamental y foráneos. El sistema político comunista imperante en Cuba por más de 50 años influyó negativamente en el modo de crianza de nuestros hijos.

El Estado viola el derecho a la patria potestad de los padres, para adoctrinar a sus hijos y convertirlos en soldados defensores de la ideología marxista leninista; pero los padres con su permisividad ante esta flagrante violación a los Derechos Humanos fueron los principales responsables de que más de tres generaciones de cubanos se hayan criado sin conocer y practicar estos valores.

Miguel Díaz- Canel, vicepresidente de los Consejos de Estado, declaró a Granma, Órgano Oficial del Partido Comunista, el 20 de junio, “La vida demuestra en nuestra historia que personas en medio de la pobreza tuvieron una posición digna”.

Los valores éticos y morales dejaron de transmitirse a las nuevas generaciones porque el Gobierno criminalizó la práctica de muchos de ellos. La separación de los hijos de los padres por diversos motivos, el igualitarismo como eslogan del socialismo obligó a las personas alinearse en la crianza de los hijos. El resultado ha sido catastrófico.

Según Anuario Estadístico de Salud del 2012, Cuba tiene una población de 11 163 934 habitantes, de ella 1.399,645 son adolescentes, lo que representa un porciento de 12. 53 % de la población total. Estos grupos de jóvenes son los más vulnerables y tienen alto riesgo de maltrato infantil, consumo de drogas, alcohol, prostitución y trata de personas.

Un ejemplo histórico de cómo se pierde la transmisión de valores a las generaciones, está en la Biblia. El libro de Jueces habla de tres generaciones de israelitas que se criaron después del Éxodo. La primera generación, la de Josué y la segunda, los hijos de Josué, estos se criaron con las historias personales de sus padres y permanecieron fieles. La tercera generación se crió con menor influencia de sus padres, sin conocer a Dios y lo que Él había hecho por Israel.

Aunque sus padres les dieron muchas bendiciones materiales no les contaron a sus hijos porque Dios le había dado la Ley y porque los Mandamientos eran tan importantes, desecharon la instrucción moral y espiritual. Esto mismo está sucediendo hoy.

Olga Lidia Tapia, funcionaria del Partido Comunista de Cuba dijo a Granma el 20 de junio “¿Por qué que existen, en primer lugar estos muchachos víctimas de la negligencia? ¿Por qué hay que esperar a hacer una investigación para enterarnos de situaciones que existen en nuestro propio barrio?”.

En el mes de mayo un operativo policial de gran magnitud tuvo lugar en la comunidad donde vivo. 5 niños, de 12 años de edad, que asisten a la misma escuela secundaria en Lawton, eran buscados por supuestamente sustraer armas de fuego y municiones de una unidad militar ubicada en el mismo reparto.

Las armas y las municiones fueron incautadas en el hogar de uno de ellos. Los niños están en libertad y según vecinos y familiares el caso está bajo investigación policial.

Recientemente visite a mi madre en la provincia de Mayabeque y conocí la triste noticia de que en una zona rural de esta provincia, dos niñas de apenas 11 años habían sido víctimas de abuso infantil por sus propios padres, una había sido violada por su progenitor desde que tenía nueve años y la otra había sido obligada por su padre a prostituirse en múltiples ocasiones. Según los vecinos los padres están presos.

Cuando se entrega a los hijos desde edades tempranas a personas ajenas que influencian negativamente en la vida de ellos se comete un grave error. Los falsos valores que la sociedad impone, influye también en la formación de valores, y los patrones de buena conducta dejan de ser los deseados.

En Cuba comunista, lejos de resolverse la problemática social de la crisis de valores éticos y morales, la delincuencia en etapas tempranas de la vida, el abuso infantil, la violencia, el crimen entre otros males, van en aumento. Urge responsabilizar a los padres por la educación y los actos de sus hijos y aplicar tantos programas educativos como sean necesarios y la ley de protección para los menores de edad.

Publicado el 1 de julio en http://www.DiarioLas Americas.com

Panchito el padre de los pobres

Deja un comentario

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
@ElsaMorejon

Ser madre es una gran bendición, ser padre una dádiva del cielo.

Josh McDowell, en su libro titulado. “El padre que yo quiero ser”, expone Las diez cualidades del corazón que facultan a nuestros hijos a tomar decisiones correctas. En el prólogo de este libro están estas hermosas palabras, “Todo padre quiere que sus hijos se sientan amados, seguros; desarrollen una reputación de personas íntegras busquen el consejo de los padres, le admiren y respeten como padres”.

Muchos países conmemoran el tercer domingo de junio el Día del Padre. Es mi deseo felicitar a todos los padres del mundo y muy especialmente a los perseguidos, marginados y presos en Cuba por levantar sus voces en contra de las violaciones de los Derechos Humanos en mi país. Y compartir con ustedes la hermosa historia de un gran cubano.

El Dr. Eduardo Francisco Rodríguez Hernández, médico eminente que se destacó por su humildad y bondad para con las personas, lo que le valió el título de “Padre de los pobres”. El Dr. Rodríguez, nació en Cuba, el 11 de mayo de 1852, estudió en el colegio Humanidades de Jesús de Santa Clara. A los 13 años ya tenía su título de Bachiller e ingresa en la Universidad de la Habana a estudiar medicina.

Panchito, llamado así cariñosamente por su pueblo, no solo fue un eminente médico y cristiano sino un gran patriota. Cuando cursaba el tercer año de medicina, apenas con 16 años de edad, estalló La Guerra de los Diez años, y se dispuso a ocupar un puesto de honor entre un grupo de patriotas que todo lo sacrificaban en aras de la libertad patria, trasladándose para EEUU, incorporándose a la expedición de Lillian que saldría para Cuba. La expedición fracasó, el Gobierno Americano embargó el buque Filibustero. Fracasada la expedición, estudió inglés y tres años después terminó los estudios de medicina en la Universidad de New York, donde le reconocieron los estudios que había realizado en Cuba. Realizó exámenes de oposición entre muchos médicos para ganar una plaza vacante en dos hospitales: el Clarity Hospital y el Bllevne Hospital, y obtuvo el primer lugar.

Más tarde se trasladó a varios países, en París realizó estudios de especialidades en medicina, en Barcelona revalidó el título y trabajó como médico ayudando a los pobres. En Guatemala recibió grandes honores por parte del Gobierno.

Rodríguez regresó a Cuba en 1884 y se casó. En 1887, después de dar un gran testimonio de fe, fue bautizado y ordenado como Pastor el 22 de febrero de 1901, desempeñó su pastorado por más de 20 años en la Iglesia Bautista de Sagua la Grande en Sancti Spíritus. Y trabajó sin remuneración alguna hasta la hora de su muerte.

El Dr. Rodríguez falleció el 28 de junio de 1913. Al día siguiente, cuando su cadáver era conducido al cementerio, Sagua la Grande ofrecía un espectáculo significativo. Todos los obreros cesaron en su trabajo, todo el pueblo participó en el funeral, todas las puertas permanecieron cerradas y las luces encendidas en señal de luto, todos los rostros estaban tristes, había fallecido el padre de los pobres, panchito, el amigo de todos y todos le lloraban y lamentaban. Más tarde, el pueblo y los feligreses por medio de una colecta pública le hicieron una estatua en su honor a la entrada de la Ciudad de Sagua la Grande. Esta estatua perdura a pesar de los años y los embates del comunismo en la Isla.

A.S. Rodríguez, biógrafo, quien le conoció personalmente, dijo: “El Dr. Rodríguez fue un médico eminente, notable tratadista, un elocuente orador, un conferenciante erudito y un atildado escritor. Pero más que nada, y por encima de todo, era un filántropo, un hombre que hacia el bien por el bien del bien mismo. Su estatua tiene un inspirado simbolismo , aparece Panchito vistiendo toga, sentado y con un libro en la mano, mientras que a sus pies se encuentran obreros agradecidos, madres que lo bendicen y besan la fimbria de su vestido por la sanidad de sus hijos, esa es la primera estatua erigida en Cuba a un evangélico Y si bien es cierto que no se erigió por el hecho de ser Bautista, su condición de tal no puede ignorarse ni ser pasada por alto, porque ella seguramente ayudó a perfeccionar su carácter y a embellecer su vida, esa vida tan bella y ese carácter tan perfecto que el pueblo de Sagua la Grande y de Cuba supo apreciar y dignamente honrar”
publicado el 16 de junio en http://www.diariolasamericas.com

La mortalidad infantil en Cuba

Deja un comentario

Por. Lic. Elsa Morejón

@ElsaMorejon
“El hombre entero se encuentra ya en el óvulo desde que éste es fecundado: todo el hombre con todas sus potencialidades”. Jean Rostand, biólogo francés.

El Dr. Oscar E Biscet y el Pbr. Carlos Sebastian
“Cuba alcanza en el 2013 la tasa de mortalidad infantil más baja de su historia: ¡4,2! Por mil nacidos vivos”. Según artículo publicado el 2 de enero en Granma, Órgano de Prensa del Partido Comunista de Cuba.
El 5 de enero en la Iglesia Bautista Ebenezer del municipio Cotorro, pastoreada por el Presbítero (Pbro.) Carlos Sebastián, el Dr. Oscar Elías Biscet impartió una conferencia titulada: La vida desde la ciencia y la fe.
”Es un honor tenerlo a usted aquí en nuestra iglesia, el doctor Biscet es un hombre cristiano que ama la vida y ha estado dispuesto a sufrir muchísimo por defender lo que él va a exponer hoy aquí, tiene toda la credibilidad lo que él va a decir porque lo ha probado con su propia experiencia y con el sufrimiento de su vida”. Dijo el Pbro. Sebastián a feligreses y visitas presentes en el templo.
El Dr. Biscet demostró desde el punto de vista biogenético la existencia de un ser humano desde la concepción del óvulo hasta el nacimiento. Hizo una crítica al Sistema de Salud cubano por invertir tantos recursos en los abortos, lamentó que la medicina se utilizara para estas prácticas, mostró impactantes imágenes de vidas humanas desmembradas por diferentes tipos de abortos, y datos estadísticos de Salud de Cuba del año 2012 donde se realizaron 83 682 abortos y un total de 3 269 102 abortos inducidos durante los años 1980 al 2012.
Biscet alegó: “Los recursos que invierte el estado en prácticas abortivas deberían emplearse en preparar médicos especialistas en Fetología para tratar intrauterino las anomalías del feto antes de su nacimiento”. Sugirió una ley donde se les muestre a las madres el ultrasonido de sus hijos en su vientre para crear conciencia en ellas. Terminó la conferencia comentando la frase del talmud expresada por Oscar Schindler. “Aquel que salva una vida, salva al mundo entero”. Invitó a los presentes a seguir esta hermosa predica.

Por su parte el Pbro. Sebastián expresó: “La palabra de Dios nos enseña claramente lo que ha explicado el Dr. Biscet científicamente. Dios nos ha dado la vida. La Biblia nos enseña que tomar la vida de una persona inocente y asesinarla, es un homicidio.
Vivimos en el país que más abortos tiene en el hemisferio occidental por habitantes, por eso me llamó la atención las cifras de 4,2 de mortalidad infantil anunciada en Granma, y la comparación que hicieron de Cuba con otros 20 países de América; pude documentarme y comprobar que de esos países, solo EUA, Canadá y la Ciudad de México tienen permitido legalmente el aborto. Para vergüenza de Cuba la comparan estadísticamente junto a la ciudad de México como las más liberales de Latinoamérica en cuanto al aborto.
El aborto no es solo una cuestión de la opción de la madre, a veces hay presiones. Recuerden a nuestra hermana Kenia, ella tuvo un embarazo, una niña con Síndrome de Down, tuvo que soportar muchas presiones de los que querían obligarla a hacerse un aborto.
Hermanos: esa es la doctrina de Adolfo Hitler, matar a todo aquél que sea bobo o síndrome de Down. Tenemos que enseñar, porque muchas mujeres van al aborto desconociendo que van a asesinar a sus propios hijos, porque les están haciendo creer otra cosa, y al mismo tiempo luchar por la verdad del señor.
Es triste que hayan tantos niños que estén muriendo delante de nuestros ojos, a veces no podemos acercamos a una joven del barrio y decirle la verdad, no tomes la vida de tu propio hijo”.
El preámbulo de la Declaración de Tokio 1975, afirma: “El médico debe guardar respeto absoluto a la vida humana desde la concepción, y no hará uso de su conocimiento médico contra las leyes de la humanidad”
En la Iglesia Bautista Ebenezer se rindió sentido y justo tributo a la vida humana. Se entonaron canciones próvidas. Hubo muchas emociones, lagrimas de hombres y mujeres que aman la vida. recordé los casi 12 años de cárcel que tuvo que sufrir mi esposo el Dr. O.E.B. injustamente, en condiciones infrahumanas por defender ésta y otras verdades en mi país. Y me dije: ¡Cuánta falta hace que en Cuba exista el espacio que merece fomentar la educación por la cultura de la vida y la defensa de la vida humana!

 

Publicado  en  enero de 2014 en  http://www.DiarioLasAmericas.com

 

 

El Vaticano y los derechos humanos en Cuba

Deja un comentario

IMG_0147Por Lic. Elsa Morejón
@ElsaMorejon
Tener respeto a la persona del impío, para pervertir el derecho del justo, no es bueno. Proverbios, capítulo 18, versículo 5.
El 12 de enero quedó inaugurada en la Catedral de la Habana, la exposición “La Biblia. Camino de Dios en el Camino del Hombre”, traída a Cuba por esfuerzos del Vaticano y formada fundamentalmente por piezas de la Colección Green, perteneciente a una familia Bautista de Oklahoma, Estados Unidos. Quince vitrinas exhiben valiosas piezas arqueológicas y objetos bíblicos de valor teológico, incluyendo la réplica de la imprenta de Gutenberg.
La Biblia fue el libro más prohibido por el régimen de Cuba, quien se autodenomina Marxista Leninista, ideología opuesta al cristianismo.
En la apertura de esta exposición estuvieron presentes miembros del Partido Comunista de Cuba, los mismos que ordenaron en décadas pasadas la quema masiva de la Biblia, en un Departamento del Ministerio del Interior.
El 15 de enero el secretario de Estado estadounidense John Kerry, durante una visita al Vaticano, sostuvo un encuentro con su homologo del Vaticano, Pietro Parolin, para hablar sobre la paz en el Medio Oriente y la pobreza en el planeta. “También hablamos de Cuba y la necesidad de respeto a la libertad de religión, así como a la libertad, y también el respeto de los derechos humanos,” afirmo Kerry.
El 17 de enero el obispo católico de Chicago, John R. Manz, de visita en Cuba, declaró: “La interacción en vez del aislamiento es la mejor forma de mejorar los derechos humanos y avanzar en nuestras relaciones con esa nación”, comunicado de la Conferencia de Obispos Católicos de EEUU.
El 21 de enero el Diario de Cuba publicó un artículo titulado “Por qué apoyo ahora el embargo norteamericano”, escrito por Manuel Castro Rodríguez. “El amplio reconocimiento internacional al régimen castrista no ha provocado una mejoría en materia de DD.HH. Todo lo contrario, 6.424 detenciones arbitrarias por motivos políticos documentadas en 2013. Desde enero de 2010 se han documentado 19.223 casos de personas detenidas temporalmente o procesadas por motivos políticos. En los siete años que lleva Raúl Castro como dictador designado, se han producido más de 200 casos de muertes y desapariciones, de ellos 166 documentados; 15 homicidios extrajudiciales; 86 presos han fallecido por denegación de asistencia médica; 46 presos se han suicidado; y 4 fallecieron por huelga de hambre.
Mientras 31 Jefes de Estado y de Gobiernos de América Latina y el caribe asistían a la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinos y Caribeños, dándole un espaldarazo al régimen; éste desataba una represión sin precedentes contra el pueblo, opositores y disidentes, a través de arrestos, amenazas y cortes telefónicos.
El 24 de enero, tres policías del Departamento de la Seguridad del Estado, entraron por el pasillo de mi casa y amenazaron a mi esposo el Dr. Oscar Elías Biscet para que no saliera de su hogar durante los días que durara la cumbre, más tarde Oscar salió de casa y fue arrestado por estos mismos policías, también fue detenido Mario Feliz LLeonart, pastor de la Iglesia Bautista de Taguayabon, en la provincia de Villa Clara, entre otros.
El Dr. Biscet, y otros presos de la causa de los 75, tienen desde el 2011, un documento jurídico, emitido por la Fiscalia General de la Republica de Cuba, llamado Licencia extrapenal, no carta de libertad. La máxima autoridad de la Iglesia Católica en Cuba, habló en aquel entonces de liberación de prisioneros, sin embargo, la realidad es otra.
Las modificaciones a la ley Migratoria hechas por el mandatario cubano, son concebidas por algunos como aperturas democráticas, sin embargo; hasta en la Alemania Nazi era permitido viajar. El San Luis fue un barco crucero alemán con 963 judíos a bordo, dejaron su patria en 1939, deseaban escapar de los campos de concentración. Para los nazis este viaje servía como propaganda a fin de mostrar al mundo que los judíos alemanes eran libres de ir donde ellos quisieran.
Los derechos humanos deberían ser pilares a defender por las instituciones cristianas. Cristo denunció toda injusticia social, los cristianos deben ser el reflejo de Cristo para el mundo.
La Catedral de la Habana, está en un lugar emblemático de la ciudad, como era de suponer, hasta Ban ki moon el Secretario de Las Naciones Unidas, caminó por este lugar durante su visita a la Habana con motivo de la Cumbre la Celac.
La prensa oficialista en Cuba, mira  y crítica la paja en el ojo ajeno, llama héroes a los que participan en manifestaciones de protestas populares en otros países del mundo libre, mientras Cuba sigue siendo uno de los pocos países del mundo donde no existen libertades básicas y se violan flagrantemente los derechos cívicos y políticos.

Publicado :  www. DiarioLasAmericas.com

 

Navidad, obra redentora para la humanidad

1 Comentario

Por. Lic.  Elsa Morejón

@ElsaMorejon

Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres. Evangelio San Juan, capitulo 8, versículo 32.

Jesucristo entró a la historia humana con su nacimiento, y ese día que entró  se llama Navidad. No tiene sentido expresar que la Navidad es una fiesta pagana  como muchos piensan.  No importa que se celebre el 25 de diciembre o, el 6 de enero como lo hacen en el Oriente.  Cuando celebremos la Navidad, celebremos el profundo significado del  nacimiento de Jesucristo. Cristo vino en clamor a este mundo. Dios se ha dado al mundo por amor, introduciéndose en él,  para vivir, sufrir y  morir con nosotros, para resucitar a favor de nosotros y  para llevarnos un día a su gloria también a todos nosotros. Esa es la obra redentora que comienza con la Navidad, con el nacimiento de nuestro señor Jesucristo, por eso el regalo de Dios para la humanidad fue y es Jesucristo.

En 1959 se estableció en Cuba un gobierno comunista. Las celebraciones de la Navidad y los reyes magos fueron cambiadas por celebraciones de fechas políticas y por el culto a la personalidad.

El gobierno persiguió a los cristianos y discriminó a las personas que creían en Dios. Las familias  dejaron de ser funcionales, comenzó la emigración acelerada y constante de sus miembros. La separación familiar por  ideologías políticas creó  un apartheid perdurable hasta los días de hoy. El daño psicológico causado a numerosas familias   es penoso y lamentable. Cifras considerables de madres y padres han perdido a sus hijos, otras se les impide viajar para visitar a sus seres queridos por prohibiciones  en el Sistema Migratorio.

El adoctrinamiento político a los niños en las escuelas y a través de los medios de difusión  masiva es una violación frecuente de los derechos humanos. En realidad el mejor modelo a seguir por un niño o cualquiera otra persona es Jesucristo, el cuál  posee  todas las cualidades o atributos morales  que enaltecen la conciencia humana y beneficia a toda la sociedad.

La mayoría del pueblo cubano ha vivido sin  cultura bíblica. El mismo  régimen comunista que prohibió el cristianismo critica  a su propio pueblo por la pérdida de valores éticos y morales que ellos mismos destruyeron; todo lo contrario a lo que Jesús puede hacer con su amor y poder en el hombre, un individuo transformado en santidad y carácter. El hombre fue hecho a  imagen y semejanza de su creador, según la enseñanza cristiana el hombre es un ser racional y moral, obligarlo a rebelarse contra su creador es conducirlo al pecado.

 

El abuso contra las personas  en las dictaduras tiene sus raíces en un concepto naturalista del mundo y  contradice a la ley divina. Los seres humanos y muy especialmente los cubanos necesitamos que los ideales cristianos se conviertan en la piedra fundamental del humano vivir.

Durante el corriente año, el régimen realizó grandes campañas a favor de modificaciones  económicas en la isla; sin embargo no  han realizado los cambios necesarios para redimir a las familias cubanas de los sufrimientos y las tragedias causadas por el sistema de gobierno imperante por más de cincuenta años.

En mi país todos los medios de comunicacion masiva se encuentran en  poder del estado, y por más de medio siglo le han negado al pueblo de Cuba las festividades navideñas públicas. El cristianismo es una filosofía de reconciliación de los Hombres con Dios y tiene las respuestas para todas las necesidades del género humano.

Los cristianos tenemos un  altar no hecho de manos, que  es Jesucristo, el mismo Dios, y nosotros somos el templo de Dios, en esta Navidad,  oremos y pidámosle a Dios  por nuestros hermanos en Cuba  que sufren injustas prisiones, persecuciones políticas, separación familiar, discriminación,  hambre, desempleo, enfermedades y por la libertad de nuestra  patria.

Dios creó el universo aparte de sí mismo y vino en el momento álgido de la historia para hacer nuestra redención.  El  destino del hombre se encuentra en Jesús. Cristo es la Navidad, es el regalo más grande de amor que Dios nos ha ofrecido.  El mensaje que emana de Jesucristo es de amor, el eterno elixir de la vida. Celebremos la Navidad como el acontecimiento más grande para la humanidad. Disfrutemos de ese amor con alegría, en familia, con amigos o colegas de trabajo, estemos alegres, y el  el cantar de gloria que se oyó en Belén sea nuestro cantico también.

19 de diciembre de 2013

Publicado en :  www.diariolasamericas.com

 

 

Los cubanos tenemos derecho a la libertad

Deja un comentario

 

Por. Lic. Elsa Morejón

Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y la seguridad de su persona.  Declaración Universal de Derechos Humanos.

Mientras el mundo libre y democrático conmemora y celebra el 65 Aniversario de la creación de la Declaración Universal de Derechos humanos (DD.HH.). El régimen de Cuba  viola flagrantemente esta carta  y ocupa un asiento en la Organización de Naciones Unidas como miembro y representante del Consejo de Derechos Humanos.

The Boston Globe criticó  la elección de Cuba y otros países violadores de las libertades inalienables al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.  “¿Qué tienen en común Argelia, China, Cuba, Rusia, Arabia Saudita y Vietnam?  Si usted cree en la capacidad de la comunidad internacional para respetar las normas humanitarias y el imperio de la ley, se podría pensar que las naciones mencionadas aborden el abuso de tales normas en el actual mandato en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, pero no es así”. Señaló el 25 de noviembre el editorial del The Boston Globe.

Siento una profunda  tristeza saber que muchos de mis compatriotas han muerto y han permanecido por muchos años  en prisión. En celdas oscuras, tapiadas y sin garantías jurídicas, familias enteras  separadas y maltratadas por proclamar y defender  la DD.HH. en Cuba.  Cientos de cubanos y cubanas permanecen aún  en prisión y otros con sanciones coercitivas como lo son los prisioneros de la causa de los 75 de la Primavera Negra de 2003, que al no aceptar el destierro en el año  2011, siguen castigados  con una sanción que nunca debió de existir por ser injusta.

Por más  de 54 años  los cubanos no han podido elegir libre y democráticamente a un Presidente para su país. La represión, arrestos, golpizas y encarcelamientos es lo que ofrece el régimen que mal gobierna en mi país a todos aquellos que denuncian y protestan pacíficamente por las violaciones a los derechos humanos. Mientras los medios oficialistas exhiben las manifestaciones en las calles del mundo libre y critican  la represión en algunas de ellas, en mi país esta criminalizado toda manifestación ciudadana en las calles; ni siquiera pidiendo  permiso a la policía.

Mientras muchos cubanos  defienden y  proclaman públicamente y en las calles la DD.HH. siguiendo las predicas de la no violencia de Martin Luther King, como mi esposo el Dr. Oscar Elías Biscet. En mi país existe el Centro llamado Martin Luther King dirigido por un miembro del único partido político existente en Cuba, el Partido Comunista; contrario a las ideas de justicia y libertades cívicas que proclamara este incansable luchador estadounidense a favor de los derechos cívicos y políticos.

Aquellos que dicen que Raúl Castro ha implementado cambios en la Isla, tenemos el derecho de decirles que el pueblo de Cuba no es libre, lo que está haciendo el Mandatario cubano son modificaciones para limpiar su imagen ante la Opinión pública  y la Comunidad Internacional, pero no cambia su esencia dictatorial. El régimen se jacta de  conquistas gratuitas para el pueblo como la salud  y la educación; sin embargo ambas están en estado precario y carecen de calidad.

La prensa es propiedad del Estado cubano al igual que la radio y la televisión. Mientras un programa de televisión gubernamental llamado “Cuba Dice” ofrece opiniones selectivas del pueblo; muchas voces democráticas exponen a riesgo de sus vidas la verdadera realidad de la isla.

Según estadísticas cubanas del 2011, el 87% de la población  está compuesta por personas entre las edades de 0 a 64 años. Esto  significa que esta misma población nació con la estancia en al poder de los hermanos castros.

Es decir,  el 87% de la actual población de la isla no ha vivido en  Libertad; no conoce la Democracia. A ese 87% de cubanos no les han respetado sus derechos fundamentales y les han arrebatado sus sueños de libertad y su futuro.

La Declaración Universal de Derechos Humanos fue redactada  con un profundo contenido de amor y justicia para la humanidad. Estos preceptos son los que defienden y proclaman los activistas de Derechos humanos en Cuba y el mundo. No habrá paz sin derechos humanos.

Elsa Morejón es activista de DD.HH. y Delegada en Cuba del Colegio Nacional de Periodistas. (CNP)

@ElsaMorejon

9 de diciembre 2013

Publicado en www.diariolasamericas.com

 

 

 

Cubanos heroicos

2 comentarios


Recuerdo que cuando era una niña, en una visita a mi padre Juan R. Morejón en la prisión de La Cabaña, mi abuela Dolores sacó a escondidas un pañuelo en su cuerpo. Al llegar a la casa con lágrimas en sus ojos lo abrió y me dijo: “Este es Jesús, el hermano de Teodoro, él lo pintó, es perfecto, igualito como él era antes que lo fusilaran”. Era una pintura de un rostro impresionante, joven y lleno de vida; y la guardó en el escaparate. Todos los días yo buscaba el pañuelo, miraba aquel rostro por largos ratos. La verdadera historia de Jesús y otros la conocí cuando era una adolescente; sin embargo, el dolor y la tristeza de sus familiares y amigos no han dejado de ser el mío.

El 11 de septiembre de 1962 fueron fusilados por el régimen castrista en la cárcel La Cabaña tres valientes jóvenes cubanos prisioneros políticos: Jesús González Alvarado, de 26 años; Valerio Vasallo Becerra, 22 años; y Emeterio García Rodríguez, de 17 años. Según Roberto Azcuy y mi padre Juan, prisioneros de esta causa, había dos niños condenados a muerte: Teodoro González y Emeterio García. A Teodoro le conmutaron la pena de muerte por la condena de 30 años, los carceleros lo sacaron de la capilla donde se encontraba su hermano Jesús y lo llevaron para la galera junto a la población penal. Momentos antes del fusilamiento un grupo de guardias fueron a la galera donde estaba Teodoro, lo llamaron y le dijeron con un sadismo propio de matones: “No te vayas de ahí, para que escuches la descarga que acabará con la vida de tus amigos”. Teodoro cumplió 26 años de cárcel en posición de rebeldía; en la prisión todos le llamaban “El niño”. Vive hoy en Miami con ese dolor. El daño psicológico ha sido tan profundo que todavía no puede disfrutar de fiestas. ¿Cómo olvidar semejante crueldad? Cientos de miles de cubanos murieron por luchar en contra del sistema comunista castrista.

“¿Cómo vamos a decir: “esta es nuestra patria”, si de la patria no tenemos nada? “Mi patria”, pero mi patria no me da nada, mi patria no me sostiene, en mi patria me muero de hambre. ¡Eso no es patria! Será patria para unos cuantos, pero no será patria para el pueblo. Patria no sólo quiere decir un lugar donde uno pueda gritar, hablar y caminar sin que lo maten; patria es un lugar donde se puede vivir, patria es un lugar donde se puede trabajar y ganar el sustento honradamente y, además, ganar lo que es justo que se gane por su trabajo. Precisamente la tragedia de nuestro pueblo ha sido no tener patria… Y la mejor prueba de que no tenemos patria es que decenas de miles y miles de hijos de esta tierra se van de Cuba para otro país, para poder vivir, ¡pero no tienen patria! (fragmentos del discurso de Fidel Castro Ruz el 4 de enero de 1959, plaza de Camagüey).

Según Informe Demográfico Anual divulgado por el régimen de Cuba, 46.662 cubanos abandonaron la isla de forma permanente en el 2012; en los últimos cinco años 195.000 personas han salido definitivamente del país. El programa televiso estatal “Cuba dice” informó que más de 1.900 emigrados cubanos han solicitado residir nuevamente en Cuba. Ninguno es exiliado.

La guerra que pronosticó Fidel Castro contra los americanos, también la hizo contra los propios cubanos. Penetra y destruye con su aparato de la Policía política a organizaciones, amigos y familias. Cuba no es libre, en las cárceles hay cientos de presos políticos y de conciencia, incluyendo mujeres. Los que torturaron a mi padre en prisión son los mismos que torturaron durante casi 12 años a mi esposo Oscar Elías Biscet y a otros prisioneros políticos.

Muchos años estuve sin poder acariciar el rostro de mi papá que sólo veía a través de dos rejas. Mi padre en Cuba fue un campesino, trabajador y honrado. En el exilio trabajó como jardinero; hoy anciano y enfermo sufre mucho, y frecuentemente me dice: “Hija quisiera morir en Cuba”. Yo le digo: “Papá, piensa en vivir, no en morir”. Éste es el deseo de miles de cubanos que hace brotar de mis recuerdos a nuestro apóstol José Martí cuando dijo: “Pide piedad para los que sufren, fuerza para los que esperan, energía para los que trabajan. ¡Ora mucho, hermano mío, por tu pobre tierra! ¡Ora por ella!”.

 

 

 

Elsa Morejón

Publicado en Diario las Americas . 6-10-2013

 

 

Older Entries

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.