Cuando el huracán Sandy con  nombre suave  y poder altamente destructivo, desbastó y dejo al oriente de Cuba en zona de desastre, causando grandes pérdidas humanas y materiales, la Convención Bautista de Cuba Occidental y las iglesias, en apenas horas hicieron y dieron cada una lo que el Apóstol Pablo exhortó a las congregaciones, ir a cooperar con otras, especialmente en programas de ayuda para los más necesitados; las cooperaciones fueron inmediatas abundantes y bendecidas, (Ira Corintios. 16:1, 2da Corintios. 2:8,

La cooperación desde el punto de vista cristiano es un principio, una necesidad, es la clave del progreso de las iglesias bautistas en el mundo entero, es una estrategia bíblica, reduce el egocentrismo, regenerando mayor hermandad, fomenta la comunicación, y propicia el ambiente de pensar en nosotros y no en “el”, “yo”, “ella”, entre personas de diferentes culturas, razas o estratos sociales. El llamado a trabajar juntos se puede resumir en esta declaración bíblica “Porque nosotros somos colaboradores de Dios”.

Nuestros hermanos en el mundo, creyentes y no creyentes respondieron de  manera especial, sin embargo con mucho dolor se quedaron con cientos de toneladas de alimentos, medicinas y otros artículos de primera necesidad de ayuda humanitaria para los damnificados por el huracán Sandy.

El Gobierno cubano con sus técnicas burocráticas impidió que estas ayudas de personas solidarias en el mundo entraran al país. Es doloroso, penoso y antihumano el sentido político a las ayudas en situaciones de desastres, esto no es sano, es infligir daño consciente o inconscientemente, al parecer movidos por sentimientos de hostilidad.

Politizar la cooperación cristiana es quitarles a otros la felicidad y es una estrategia de competencia destructiva; por el contrario, el camino de Dios es amor, es la cooperación.

Las Convenciones Bautistas en el mundo y en Cuba son ministerios de iglesias locales, tocando y bendiciendo a otras iglesias, interesándose en la vida de los demás, para ayudar a su bienestar y prosperidad; es la iglesia yendo mas allá de sus propias fronteras geográficas, bendiciendo, ayudándose unas a otras para lograr lo que solas no pueden lograr.

Servir a Cristo es un privilegio y un desafío de vida

Ante las adversidades las iglesias cristianas cubanas hicieron y hacen por los que sufren lo que ningún gobierno puede hacer; “La obra misionera”, de: evangelismo, amor, benevolencia y un alto grado de cooperación voluntaria.

Estamos confiados que un dia no muy lejano Dios  va a permitir  que su obra se realice en Cuba como merece. Los cristianos viven una vida verdadera cuando no se cansan de hacer el bien. 2 Tesalonicenses. 3:13

Lo que necesitamos hoy, no es gente más inteligente ni mas ocupada. La mayor necesidad que tenemos es de gente de mayor profundidad espiritual; Dios nos da esta oportunidad espiritual a través del tiempo que invertimos esperando en El.” Charles Swindoll.

 

https://www.youtube.com/watch?v=jG3xVrMP_MY&feature=g-upl 

About these ads