SONY DSC

“Basado en los criterios de la biología molecular la vida está presente en el momento de la concepción”. Dr. Himie Gordon Chairman, genetista de la Clínica Mayo.Recientemente, Granma Órgano Oficial del Partido Comunista de Cuba, publicó un artículo titulado: “Acciones en Cuba para incrementar la fecundidad”, en dicho artículo, el Dr. Roberto Álvarez Fumero, jefe del Departamento Materno Infantil del Ministerio de Salud Pública (MINSAP) dijo: “en el período 1970-2012 la tasa de natalidad disminuyó un 13%, así como también se redujo en un 6% la tasa de crecimiento poblacional”.

La natalidad constituye el aspecto real del desarrollo de una población, basado en el número de nacimientos vivos que se producen. Cuba envejece y está muy lejos de alcanzar el reemplazo generacional que es de 2,1. La tasa global de fecundidad (hijos por mujeres) descendió en el 2012 a 1.69, la más baja de América Latina.

Según el Anuario Estadístico de Salud de Cuba del 2012: Indicadores de natalidad muestran que en 1970 el total de nacidos vivos fue de 237.019 para un porcentaje de 27.7 y en el 2012, nacieron 125.674, para un porcentaje de 11.3. La tasa más baja de nacimientos se registró en el 2006 con 111.323, para un porcentaje de 9.9.

La fecundidad es el componente de cambio poblacional que más incide en el tamaño y la estructura por edades de una población. Una elevación en la fecundidad durante determinado período da lugar tanto a un aumento en la tasa de crecimiento; como a un aumento de personas en las edades más jóvenes, en relación con el total de la población, lo que provoca un rejuvenecimiento en esta. En Cuba es preocupante la tasa global de fecundidad (hijos por mujeres) que en el año 1970 era de 3.70, y en el 2012 1.69 por cada 1000 nacidos vivos.

En 1970 Cuba contaba con 8.572.376 habitantes y en el 2012 con 11.163.934 habitantes. En 42 años hubo un crecimiento poblacional de tan solo 2.591.558 habitantes. Un desequilibrio demográfico sin precedentes.

Para ambas problemáticas: natalidad y fecundidad, el MINSAP anunció la implementación de dos programas: Mayor acceso de la población a información sobre anticonceptivos orales e inyectables y la apertura de tres centros de reproducción asistida.

Desde la perspectiva ética, epidemiológica y de la salud pública, las mujeres necesitan conocer el impacto negativo que los anticonceptivos provocan en su salud; lamentablemente las féminas que acuden a las consultas de Planificación Familiar solo les explican la eficacia y seguridad de éstos métodos abortistas y antinatalistas.

Diferentes investigaciones demuestran que la ingestión continuada de píldoras anticonceptivas puede favorecer el cáncer de mama, de hígado y de cuello del útero. En realidad estas píldoras favorecen la trombosis venosa, la embolia pulmonar y riesgo de padecer infarto del miocardio. En el 2005 “La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer” (IARC) declaró, que los anticonceptivos orales combinados de estrógenos y progestágenos son cancerígenos, y los incluye en el grupo uno, la misma que incluye al tabaco y el amianto. Según (IARC), “el grupo uno es la clasificación más elevada de carcinógenos”

Con la apertura de nuevos centros de reproducción asistida, como programa anunciado por el MINSAP, pretenden lograr a corto plazo la atención de mil 500 parejas y el nacimiento de unos 18 mil niños en las próximas tres décadas, apoyados por la creación de una reserva de ovocitos y un banco de espermatozoides. Los que practican estas técnicas suelen ocultarles a las candidatas que los óvulos fecundados que sobran de dichas prácticas son desechados, a pesar de que científicamente está demostrado que son una vida humana.

Nuestro país ha estado por más de 50 años bajo un régimen comunista que ha coadyuvado a la pérdida de valores morales y éticos de una parte considerable de la sociedad, esta crisis es profunda, oscurece y desnuda de todo bien moral a las familias, oscuridad sentida y reflejada en la implantación de programas de planificación familiar, que no son siquiera prácticas Maltusianas sino acciones anti vidas.

Cuba tiene uno de los mayores índices de abortos del mundo que influye significativamente en el descenso de las tasas de natalidad y el continuo envejecimiento de la población. Para incrementar la fecundidad y la natalidad deberían estimularse la implementación de programas que protejan y ayuden a las familias desde el punto de vista social, económico, moral y educativo, y esto contribuiría a la defensa y dignidad de la especie humana.

Por Lic. Elsa Morejón

Publicado el 07-08-2013 (Tomado del Diario las Americas)
Anuncios