IMG_0147Por Lic. Elsa Morejón
@ElsaMorejon
Tener respeto a la persona del impío, para pervertir el derecho del justo, no es bueno. Proverbios, capítulo 18, versículo 5.
El 12 de enero quedó inaugurada en la Catedral de la Habana, la exposición “La Biblia. Camino de Dios en el Camino del Hombre”, traída a Cuba por esfuerzos del Vaticano y formada fundamentalmente por piezas de la Colección Green, perteneciente a una familia Bautista de Oklahoma, Estados Unidos. Quince vitrinas exhiben valiosas piezas arqueológicas y objetos bíblicos de valor teológico, incluyendo la réplica de la imprenta de Gutenberg.
La Biblia fue el libro más prohibido por el régimen de Cuba, quien se autodenomina Marxista Leninista, ideología opuesta al cristianismo.
En la apertura de esta exposición estuvieron presentes miembros del Partido Comunista de Cuba, los mismos que ordenaron en décadas pasadas la quema masiva de la Biblia, en un Departamento del Ministerio del Interior.
El 15 de enero el secretario de Estado estadounidense John Kerry, durante una visita al Vaticano, sostuvo un encuentro con su homologo del Vaticano, Pietro Parolin, para hablar sobre la paz en el Medio Oriente y la pobreza en el planeta. “También hablamos de Cuba y la necesidad de respeto a la libertad de religión, así como a la libertad, y también el respeto de los derechos humanos,” afirmo Kerry.
El 17 de enero el obispo católico de Chicago, John R. Manz, de visita en Cuba, declaró: “La interacción en vez del aislamiento es la mejor forma de mejorar los derechos humanos y avanzar en nuestras relaciones con esa nación”, comunicado de la Conferencia de Obispos Católicos de EEUU.
El 21 de enero el Diario de Cuba publicó un artículo titulado “Por qué apoyo ahora el embargo norteamericano”, escrito por Manuel Castro Rodríguez. “El amplio reconocimiento internacional al régimen castrista no ha provocado una mejoría en materia de DD.HH. Todo lo contrario, 6.424 detenciones arbitrarias por motivos políticos documentadas en 2013. Desde enero de 2010 se han documentado 19.223 casos de personas detenidas temporalmente o procesadas por motivos políticos. En los siete años que lleva Raúl Castro como dictador designado, se han producido más de 200 casos de muertes y desapariciones, de ellos 166 documentados; 15 homicidios extrajudiciales; 86 presos han fallecido por denegación de asistencia médica; 46 presos se han suicidado; y 4 fallecieron por huelga de hambre.
Mientras 31 Jefes de Estado y de Gobiernos de América Latina y el caribe asistían a la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinos y Caribeños, dándole un espaldarazo al régimen; éste desataba una represión sin precedentes contra el pueblo, opositores y disidentes, a través de arrestos, amenazas y cortes telefónicos.
El 24 de enero, tres policías del Departamento de la Seguridad del Estado, entraron por el pasillo de mi casa y amenazaron a mi esposo el Dr. Oscar Elías Biscet para que no saliera de su hogar durante los días que durara la cumbre, más tarde Oscar salió de casa y fue arrestado por estos mismos policías, también fue detenido Mario Feliz LLeonart, pastor de la Iglesia Bautista de Taguayabon, en la provincia de Villa Clara, entre otros.
El Dr. Biscet, y otros presos de la causa de los 75, tienen desde el 2011, un documento jurídico, emitido por la Fiscalia General de la Republica de Cuba, llamado Licencia extrapenal, no carta de libertad. La máxima autoridad de la Iglesia Católica en Cuba, habló en aquel entonces de liberación de prisioneros, sin embargo, la realidad es otra.
Las modificaciones a la ley Migratoria hechas por el mandatario cubano, son concebidas por algunos como aperturas democráticas, sin embargo; hasta en la Alemania Nazi era permitido viajar. El San Luis fue un barco crucero alemán con 963 judíos a bordo, dejaron su patria en 1939, deseaban escapar de los campos de concentración. Para los nazis este viaje servía como propaganda a fin de mostrar al mundo que los judíos alemanes eran libres de ir donde ellos quisieran.
Los derechos humanos deberían ser pilares a defender por las instituciones cristianas. Cristo denunció toda injusticia social, los cristianos deben ser el reflejo de Cristo para el mundo.
La Catedral de la Habana, está en un lugar emblemático de la ciudad, como era de suponer, hasta Ban ki moon el Secretario de Las Naciones Unidas, caminó por este lugar durante su visita a la Habana con motivo de la Cumbre la Celac.
La prensa oficialista en Cuba, mira  y crítica la paja en el ojo ajeno, llama héroes a los que participan en manifestaciones de protestas populares en otros países del mundo libre, mientras Cuba sigue siendo uno de los pocos países del mundo donde no existen libertades básicas y se violan flagrantemente los derechos cívicos y políticos.

Publicado :  www. DiarioLasAmericas.com

 

Anuncios