Por. Lic. Elsa Morejón

@ElsaMorejon
“El hombre entero se encuentra ya en el óvulo desde que éste es fecundado: todo el hombre con todas sus potencialidades”. Jean Rostand, biólogo francés.

El Dr. Oscar E Biscet y el Pbr. Carlos Sebastian
“Cuba alcanza en el 2013 la tasa de mortalidad infantil más baja de su historia: ¡4,2! Por mil nacidos vivos”. Según artículo publicado el 2 de enero en Granma, Órgano de Prensa del Partido Comunista de Cuba.
El 5 de enero en la Iglesia Bautista Ebenezer del municipio Cotorro, pastoreada por el Presbítero (Pbro.) Carlos Sebastián, el Dr. Oscar Elías Biscet impartió una conferencia titulada: La vida desde la ciencia y la fe.
”Es un honor tenerlo a usted aquí en nuestra iglesia, el doctor Biscet es un hombre cristiano que ama la vida y ha estado dispuesto a sufrir muchísimo por defender lo que él va a exponer hoy aquí, tiene toda la credibilidad lo que él va a decir porque lo ha probado con su propia experiencia y con el sufrimiento de su vida”. Dijo el Pbro. Sebastián a feligreses y visitas presentes en el templo.
El Dr. Biscet demostró desde el punto de vista biogenético la existencia de un ser humano desde la concepción del óvulo hasta el nacimiento. Hizo una crítica al Sistema de Salud cubano por invertir tantos recursos en los abortos, lamentó que la medicina se utilizara para estas prácticas, mostró impactantes imágenes de vidas humanas desmembradas por diferentes tipos de abortos, y datos estadísticos de Salud de Cuba del año 2012 donde se realizaron 83 682 abortos y un total de 3 269 102 abortos inducidos durante los años 1980 al 2012.
Biscet alegó: “Los recursos que invierte el estado en prácticas abortivas deberían emplearse en preparar médicos especialistas en Fetología para tratar intrauterino las anomalías del feto antes de su nacimiento”. Sugirió una ley donde se les muestre a las madres el ultrasonido de sus hijos en su vientre para crear conciencia en ellas. Terminó la conferencia comentando la frase del talmud expresada por Oscar Schindler. “Aquel que salva una vida, salva al mundo entero”. Invitó a los presentes a seguir esta hermosa predica.

Por su parte el Pbro. Sebastián expresó: “La palabra de Dios nos enseña claramente lo que ha explicado el Dr. Biscet científicamente. Dios nos ha dado la vida. La Biblia nos enseña que tomar la vida de una persona inocente y asesinarla, es un homicidio.
Vivimos en el país que más abortos tiene en el hemisferio occidental por habitantes, por eso me llamó la atención las cifras de 4,2 de mortalidad infantil anunciada en Granma, y la comparación que hicieron de Cuba con otros 20 países de América; pude documentarme y comprobar que de esos países, solo EUA, Canadá y la Ciudad de México tienen permitido legalmente el aborto. Para vergüenza de Cuba la comparan estadísticamente junto a la ciudad de México como las más liberales de Latinoamérica en cuanto al aborto.
El aborto no es solo una cuestión de la opción de la madre, a veces hay presiones. Recuerden a nuestra hermana Kenia, ella tuvo un embarazo, una niña con Síndrome de Down, tuvo que soportar muchas presiones de los que querían obligarla a hacerse un aborto.
Hermanos: esa es la doctrina de Adolfo Hitler, matar a todo aquél que sea bobo o síndrome de Down. Tenemos que enseñar, porque muchas mujeres van al aborto desconociendo que van a asesinar a sus propios hijos, porque les están haciendo creer otra cosa, y al mismo tiempo luchar por la verdad del señor.
Es triste que hayan tantos niños que estén muriendo delante de nuestros ojos, a veces no podemos acercamos a una joven del barrio y decirle la verdad, no tomes la vida de tu propio hijo”.
El preámbulo de la Declaración de Tokio 1975, afirma: “El médico debe guardar respeto absoluto a la vida humana desde la concepción, y no hará uso de su conocimiento médico contra las leyes de la humanidad”
En la Iglesia Bautista Ebenezer se rindió sentido y justo tributo a la vida humana. Se entonaron canciones próvidas. Hubo muchas emociones, lagrimas de hombres y mujeres que aman la vida. recordé los casi 12 años de cárcel que tuvo que sufrir mi esposo el Dr. O.E.B. injustamente, en condiciones infrahumanas por defender ésta y otras verdades en mi país. Y me dije: ¡Cuánta falta hace que en Cuba exista el espacio que merece fomentar la educación por la cultura de la vida y la defensa de la vida humana!

 

Publicado  en  enero de 2014 en  http://www.DiarioLasAmericas.com

 

 

Anuncios